domingo, 16 de abril de 2006

"Le petit prince" de Antonie Saint-Exupéry


Les grandes personnes aiment les chifres. Quand vous leur parlez d'un nouvel ami, elles ne vous questionnent jamais sur l'essentiel. Elles ne vous disent jamais: "Quel est le son de sa voix? Quels sont les jeux qu'il préfère? Est-ce qu'il collectionne les papillons?" Elles vous demandent: "Quel âge a-t-il? Combien a-t-il de frères? Combien pése-t-il? Combien gagne son père?" Alors seulement elles croient le connaître.

A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle.

"El Principito" de Antoine Saint-Exupéry

5 comentarios:

Bohemia dijo...

Una certeza más que me demuestra que por dentro no debo ser muy mayor, no me gustan las cifras...Es más, no me interesan...

Besos

Colombine dijo...

nos hicimos mayores y cambiamos el "qué" poe el "cuanto"y .al medirlo todo, terminamos por no entender nada.

abrazos ( sin decir cuantos ).

Sin Destino dijo...

bohemia: mayor o no, tu mundo interior seguro que está lleno de inquietudes, riquezas y fantasías. por eso escribes como escribes. un beso.

colombine: y es que no todo es mesurable. abrazos (sin contarlos).

sietecrisantemos dijo...

lo mismo pasa cuando se ve una casa hermosa con geranios en las ventanas...no se la pueden imaginar hasta no saber cuántos francos debe valer...

saludos con una taza de café

Sin Destino dijo...

sietecrisantemos: me encantan las flores en los balcones y terrazas. Y me encanta sentarme a tomar una taza de café con los amigos. Un saludos.